La Ciudad de Cristal

.
El pasado verano, comencé mi lectura de vacaciones con una novela gráfica basada en la imaginativa infancia de los hermanos Brontë. Tras disfrutar de la trama y las ilustraciones de Isabel Greenberg, me quedé con muchas ganas de ahondar en las obras y las biografías de las hermanas Brontë…
.
Hoy, que celebramos el día de las escritoras, quería poner en el foco a estas tres hermanas que comenzaron publicando bajo pseudónimos masculinos: tras las firmas de Currer, Ellys y Acton Bell se encontraba la pluma de Charlotte, Emily y Anne Brontë. – El biopic To Walk Invisible pone en boca de una de sus protagonistas la frase: «Cuando un hombre escribe, se juzga la obra. Cuando una mujer escribe, se juzga a la autora. Tenemos que caminar invisibles».
.
.
.
.
.
.
Isabel Greenberg recrea libremente en LA CIUDAD DE CRISTAL el paisaje literario inventado por los hermanos Brontë durante su juventud. Aislados del mundo y expuestos desde una edad muy temprana a la pérdida de su madre y de sus dos hermanas mayores por la tuberculosis, los cuatro hermanos restantes pasaron sus días leyendo, correteando salvajes por la montaña y, sobre todo, escribiendo. La escritura les permitió jugar en un universo paralelo en el que ellos tenían la potestad de controlar lo que ocurría. Lo llamaron La ciudad de Cristal.
.
El personaje de Charlotte Bronte (la hermana que sobrevivió a sus otros 5 hermanos pese a morir a los 38 años) plantea una dualidad que me ha parecido muy interesante entre afrontar la realidad cargada de desgracias familiares o la tentación de sumergirse en el mundo-refugio en el que los cuatro hermanos que llegaron a la edad adulta idearon un universo paralelo con aventuras, romances entrecruzados y seres que podían resucitar tras la muerte.
.
.
.
      
.
.
.
Greenberg parte de este universo paralelo para acercarnos a comprender el caldo de cultivo y las relaciones entre los componentes de esta familia excepcional en la historia de la literatura. Tan excepcional como el hecho de que a lo largo de 1846, las tres hermanas se encerraron en casa y, una vez acabadas las tareas domésticas, dedicaron su tiempo a la escritura. Charlotte escribió ‘Jane Eyre’; Emily, ‘Cumbres Borrascosas’ y Anne, ‘Agnes Grey’.
.
.
.
.
.
.
Con la lectura de AGNES GREY, pude continuar profundizando en la vida de la época y en la de la hermana menor de los Brontë: Anne creó el personaje de Agnes Grey basándose en su experiencia como institutriz.
.
Agnes es una culta joven que propone en casa buscar una familia en la que pueda trabajar como tutora y contribuir así a la necesitada economía familiar. Deseosa de ver mundo, Agnes parte a su primer destino radiante de ilusión y decidida a demostrar su valía pero una vez allí, encuentra múltiples adversidades ante las que Agnes es un ejemplo de firmes principios y resilencia.
.
.
.
      
.
.
.
Anne Brontë deja ver su omnipresente sensibilidad hacia los animales, su crítica social y su feminismo defendiendo valores muy adelantados a su época.
.
La preciosa edición de Alma Editorial ilustrada por Madalina Andronic nos arrastra a ese ambiente  melancólico de enormes mansiones a través de cuyos ventanales se observa la tormenta, de esperas compartidas entre la protagonista y el lector, de decepciones e ilusiones que anuncian amores apasionados.
.
.
.