Alexander von HUMBOLDT. Tiempo de exploradores

¿Recuerdan esa maravillosa introducción a la película de Píxar UP que mostraba a una pareja de niños cuyo héroe era un explorador?.

Hubo un tiempo en que los niños soñaban con ser exploradores, el prestigio de la aristocracia se medía por el grado de exotismo de los objetos que atesoraban en sus mini-museos de ciencias naturales -denominados cámaras de curiosidades– y los aventureros que volvían de expediciones en espacios nunca antes visitados acaparaban portadas de periódicos, llenaban salas de conferencias y gozaban de gran fama.

El alemán Alexander von Humboldt (1769 – 1859) fue uno de los naturalistas y exploradores que gozó de un mayor reconocimiento a nivel internacional en la primera mitad del siglo XIX – decían por aquel entonces que era el hombre más famoso del planeta después de Napoleón-. Ahora, la biografía escrita por Andrea Wulf, La invención de la naturaleza. El nuevo mundo de Alexander von Humboldt, nos lo pone fácil para redescubrir el mundo a través de las cartas, las anotaciones en los cuadernos que le acompañaban en sus expediciones y la vida de este huracán que revolucionó la forma de percibir la naturaleza y cuya influencia llega a nuestros días.

 

 

 

12 paradas para acercarnos al hombre cuya obra inspiró a Darwin a viajar:

  • Humboldt fomentó una aproximación interdisciplinar al conocimiento: todo está conectado. Una de sus mayores aportaciones fue el considerar la Tierra como un ente en constante evolución y revelar cómo naturaleza, economía y sociedad se influyen de manera irremediable.
  • Su vida fue un ejemplo de persistencia persiguiendo sus sueños y de la capacidad para contagiar la curiosidad y el entusiasmo por lo que le apasionaba. Humboldt tuvo que esperar a que su estricta madre muriese para poder recibir la herencia que le permitiese hacer un viaje por los lugares más remotos de Hispanoamérica pero ese ansiado viaje cambió definitivamente el rumbo de su vida.
  • Durante el día recolectaba plantas y animales, hacía experimentos y mediciones. Durante el atardecer, anotaba las observaciones que había hecho durante el día junto a sus reflexiones sobre la repercusión de la intervención humana en el cambio climático, la actividad volcánica como pieza clave para entender el origen de la Tierra o la lucha por la supervivencia de las especies en la jungla… Narraba los peligros a los que se enfrentaban: las fiebres y la disentería, los ataques de las fieras, las picaduras de insectos, las sustancias venenosas, sus arriesgados experimentos, los terremotos… Durante la noche, le robaba horas al sueño para realizar observaciones astronómicas.

    Humboldt y Bonpland en la jungla rodeados de las especies recolectadas
  • Fue pionero en advertir de las consecuencias de la sobrexplotación colonial, defendió que los indígenas no eran bárbaros y su amistad con Simón Bolivar le hizo ser testigo de cómo, en un viaje que el joven venezolano hizo por Europa, en su ánimo se fue fraguando la intención de libertar a Hispanoamérica.
  • En una época en que España procuraba no otorgar visados a quienes pudieran tener intereses en sus colonias, -gracias a que las publicaciones de Humboldt a la vuelta de sus casi seis años recorriendo el continente americano, recopilaban no solo información sobre la naturaleza sino también socio-política y económica- se convirtió en el experto al que tanto las potencias europeas como Estados Unidos consultaban en materia hispanoamericana.
  • A través de su hermano, conoció en su juventud al escritor más reconocido en Alemania en aquella época: Goethe. Cultivar la amistad con un literato le proporcionó una nueva visión sobre cómo relatar sus descubrimientos. A partir de entonces, sus notas compaginaron el rigor científico y la descripción de las emociones que la naturaleza le provocaba.

    Cuadro de Goethe dedicado a Humboldt
  • Esta forma de difundir la ciencia junto a su idea de que el conocimiento está para ser compartido, acercó no solo a expertos sino a todo tipo de público a sus conferencias.
  • Su constante curiosidad y ansias de recopilar información sobre las materias más dispares, le hizo apostar siempre por el trabajo colaborativo y la creación de redes con científicos, creadores y políticos que le ayudasen a implementar con una mayor precisión cada uno de sus estudios.
  • Se dijo de él que era experto en todo menos en negocios: nunca se preocupó de saber administrar sus finanzas.
  • Su denuncia de las injusticias cometidas en las colonias españolas provocaron que no pudiera cumplir su segundo viaje más perseguido: pese a su prestigio y a sus importantes conexiones, los ingleses nunca le concedieron el visado para viajar a la India por miedo a sus críticas. Humboldt anhelaba visitar el Himalaya para comparar las semejanzas entre Asia y América y poder rebatir su teoría de la similitud de especies en climas y altitudes paralelos.

    Naturgemälde -diagrama del volcán andino Chimborazo realizado por Humboldt, con información detallada de la vegetación encontrada a medida que iban ascendiendo
  • Murió a pocos meses de cumplir 90 años. Infatigable, sus últimos años lidió una batalla contra el tiempo con el fin de completar Cosmos, su libro más popular. Cinco tomos que supusieron todo un hito de la divulgación científica.

    Alexander von Humboldt en la biblioteca de su casa berlinesa. Eduard Hildebrandt, 1856
  • Fue un claro opositor de la esclavitud y la Revolución Francesa y la Declaración de Independencia de los Estados Unidos le colmaron de alegría pero vivió una gran parte de su vida al servicio de la Corte alemana dependiendo del sueldo que por ello le concedía la corona. Acabó sus días decepcionado con la política tras ver la situación en Europa y a Simón Bolívar convertido en dictador.

 

Un libro brillantemente documentado que fue recomendado por el New York Times entre los 10 mejores libros del pasado 2016.

 

Darwin, Thoreau o los Románticos ingleses se encuentran entre los personajes sobre los que la obra de Humboldt ejerció una influencia decisiva, ¿te unes a su legión de seguidores?