Aprender de los mejores

¿Qué es el lujo?

El lujo podría ser tener la posibilidad de elegir a los mejores profesores. Mantener una conversación sobre arte con uno de los artistas que gozan de mayor reconocimiento internacional, David Hockney. No, mejor aún, asistir a una larga y amena conversación entre Hockney y su amigo el crítico de arte Martin Gayford y poder darle al «pause» a nuestro propio ritmo y rebobinar lo que queramos repetir tantas veces como queramos y pasar lo que queramos dejar para otro momento. Poder «escuchar» sus voces desde una posición privilegiada y hacerlo en el momento que nosotros elijamos.

Aprender a leer las imágenes podría ser el lujo en una época en la que a menudo abordamos el tema de su omnipresencia y su constantemente creciente predominancia, pero lo cierto es que nos se trata de algo nuevo: ¿sabeis que hubo una época antes de la fotografía en la que casi todo el mundo sabía dibujar, en la que se enseñaba dibujo incluso en las academias militares porque se consideraba una habilidad muy útil para los soldados?… Ahora, con los innumerables filtros y aplicaciones para modificar nuestras fotografías, seguimos «coloreando» nuestras imágenes.


En Historia de las imágenes para niños Hockney y Gayford nos guían por este recorrido por la historia de las imágenes advirtiéndonos de que asistimos a su selección personal y que nosotros podríamos haber hecho otra, pero también invitándonos a observar y comentar cada una de las imágenes aceptando que cada uno posee un punto de vista personal y válido -«cuando entramos en una habitación, observamos las cosas a través de la lente de nuestros sentimientos, recuerdos e intereses«-.

No se trata de apabullarnos con una gran cantidad de datos sobre cada obra sino de enseñarnos a mirar, a apreciar los detalles y los juegos de luces y sombras, a ser testigos de su constante preocupación por la perspectiva, a establecer conexiones entre obras dando saltos en el mapa y en el tiempo, a recrear el proceso de creación, a observar influencias y similitudes de la pintura con el cine y la fotografía y a reflexionar sobre la credibilidad de las imágenes, sobre el tiempo que dedicamos a observarlas o sobre su perdurabilidad.

Educar la mirada haciéndonos las preguntas pertinentes ante un cuadro: «¿por qué se creó esta imagen?,  ¿qué significa?,  ¿qué hay en ella?», ¿cómo se ha planteado la composición el autor para contarnos una historia?…, e incluso animándonos a experimentar nosotros mismos tal y como el propio Hockney lo ha hecho inspirado por las obras de otros artistas.

Las desenfadadas ilustraciones de Rose Blake no solo desvisten de seriedad el contenido del libro sino que le dan un apoyo visual que contribuye a la comprensión de los conceptos que los interlocutors abordan -aunque una de las grandes ventajas de este recorrido es el lenguaje tan accessible con el que sus protagonistas consiguen acercarnos al mundo del arte-

Incluye una original e interesante cronología sobre los distintos inventos que han supuesto un cambio en la producción artística y un breve glosario final.

Un lujo como este libro no hay que dejarlo escapar.