Asuntos reservados

Hay libros que nos ayudan a entender la realidad, que nos muestran otras realidades y nos facilitan ponernos en la piel de otros con unas condiciones menos favorables que las nuestras. Libros necesarios para entendernos, para reflexionar y para generar temas de conversación que frecuentemente evitamos por más que sean parte de la vida. Hoy pretendemos ponerlos en la mesa ilustrándolos y aderezándolos con poesía y hasta con humor…

LOUIS UNDERCOVER / Fanny Britt + Isabelle Arsenault

¿Cómo poner en palabras una ruptura vista desde la perspectiva de un pre adolescente?, ¿cómo abordar el tema del alcoholismo?, ¿cómo reflejar el amor pese a la separación?, ¿cómo transmitir cómo los hijos perciben más de lo que creemos, cómo les influyen nuestras decisiones vitales, nuestros cambios de humor, nuestras expectativas y nuestros miedos…?, ¿cómo, involuntariamente, podemos condicionar su concepción del amor?

Si queremos narrarlo de una manera sutil y bella, probablemente sea buena idea pedirle la receta al tándem formado por la escritora Fanny Britt y la maravillosa ilustradora Isabelle Arsenault. Porque con Louis Undercover han logrado seleccionar y mostrar las escenas necesarias para experimentar la sensibilidad de estos personajes que atraviesan un momento difícil de sus vidas. Los ingredientes: una pareja separada que hace propósitos de enmienda, sus dos hijos (un pre-adolescente que no se atreve a hablarle a la chica que le tiene encandilado, y otro más pequeño que adora cantar canciones de James Brown), las incisivas observaciones recreadas en los textos de Britt y los sobrios colores, preciosas composiciones y expresivos rostros de Arsenault.

Ternura a raudales para tratar un tema tan delicado como inevitable.

MI MIEDO Y YO / Francesca Sanna

Francesca Sanna dedica la primera página de este libro a su madre -que “la animó a dibujar sus miedos”-. La autora residente en Suiza comienza este relato poniéndole cara a esos miedos comunes en la infancia. Pero, tan comprometida con la situación de los refugiados como ya demostró estar en su anterior (y emocionante) obra El viaje, no desaprovecha esta ocasión para ir más allá y tratar de que nos pongamos en la piel de esos niños que se ven obligados a trasladarse a un país en el que nadie sabe pronunciar su nombre, a cambiar de colegio y de idioma y a identificar cómo sus miedos se multiplican en paralelo a su sensación de aislamiento.

Mi miedo y yo evoluciona hasta demostrarnos la facilidad de los niños para encontrar lenguajes comunes más allá del idioma. Una nota de optimismo que consigue que sus miedos se empequeñezcan de nuevo gracias a su capacidad de aprendizaje y adaptación.

Francesca Sanna recurre al mismo personaje que protagonizó la huida en su primer libro. Su paleta de color sustituye los vívidos colores de la aventura anterior por los tonos pastel pero, la mejor noticia, es que la autora no ha perdido un ápice de su sensibilidad y de su capacidad para emocionarnos.

Un libro perfecto para que cualquier niño identifique y aprenda a aceptar sus miedos, para iniciar una reflexión para tratar estos temas que a menudo reprimen y para fomentar su empatía hacia posibles compañeros de colegio provenientes de otras fronteras y darse cuenta de que en su mano está poner un granito de arena para ayudarles a mejorar su realidad.

¿Dónde estás?/ Beatriz Enríquez

Cuenta Beatriz Enríquez que cuando era pequeña le gustaba ir a la piscina y dibujar. Con el tiempo ha sido de esas afortunadas que ha sabido convertir sus aficiones en profesión y ejercer como profesora de natación e ilustradora. De eso da fe esta intimista novela gráfica autobiográfica ganadora del XI Premio Novela Gráfica FNAC / Salamandra Graphic pero también de que su recorrido vital no ha sido tan fácil como podría parecer tras esta importante consecución.

¿Dónde estás? refleja la necesidad de ser comprendida y, más allá de eso, la búsqueda intentando comprenderse a sí misma en una etapa de cambios y contradicciones. Para lograrlo, recurre a la memoria de fragmentos de su vida -aparentemente intrascendentes- que permiten dilucidar y extrapolar el estilo de vida y la manera de sentir de una generación.

Innumerables viñetas de trazo sencillo y una utilización simbólica del color que predominan sobre extractos de conversaciones de la vida cotidiana son los recursos de los que Enríquez se ha valido para compartir su universo sin tapujos.

Captain Rosalie / Timothee De Fombelle y Isabelle Arsenault 

«Tengo un secreto. Los demás piensan que estoy dibujando en mi libreta cuando me siento en el pequeño banco bajo el perchero del final de la clase. Creen que estoy soñando mientras espero a que caiga la noche.

...Pero soy un soldado en misión. Estoy espiando al enemigo.

…Soy Capitán Rosalie.Estoy disfrazada como una niña de cinco años y medio…»


Rosalie es demasiado joven para tener memoria de otro tiempo que no sea la guerra. Las promesas de paseos y días de pesca que su madre lee en las cartas que su padre envía desde el frente le suenan tan fantasiosas como cualquier cuento de castillos y princesas que podamos contar a un niño en cualquier otra situación. Rosalie va a la escuela y vuelve a casa sabiendo que, bajo el disfraz de niña de 5 años, también ella tiene una misión importante en todo aquel desbarajuste.

El premiado autor Timothée de Fombelle ha logrado escribir una conmovedora historia capaz de reflejar la crudeza del conflicto bélico a base de pinceladas llenas de poesía.

Las siempre bellas ilustraciones de Isabelle Arsenault nos envuelven en ese ambiente desolado y gris que la eléctrica melena de su protagonista llena de corazón y calidez.

Parco / Alex Nogués y Guridi

Y si hay un tema sobre todos los temas que seguro nos concierne a todos pero que no solemos tratar ése es la muerte. Hay culturas que nos parece que ayudan a sobrellevarla mejor que la nuestra. Quizá fue por eso por lo que Alex Nogués y Guridi pensaron en México para ambientar una historia sobre la muerte cargada de un humor muy ácido.

Y es que la originalidad de Parco reside en colocar al lector en el papel descolocado del que deja la vida, se asoma para ver lo que ha quedado tras de sí y, con cierta sorpresa, observa que la vida sigue ahí para todos los que con él la compartieron.

El esquemático dibujo y hasta la tipografía creada para este libro por Guridi son un claro ejemplo de cómo lograr una rica expresividad y ambientación a partir de recursos reducidos.

Se agradece tanto la reflexiva guía de lectura final como el poner tan solemne tema sobre la mesa salpimentado con esta dosis de irreverente surrealismo.