Carnaval

 

 

Después de toda una vida pensando que la palabra «carnaval» hacía referencia a los placeres carnales y a las privaciones que la carne padecería durante la abstinencia de la cuaresma; ahora me tropiezo con este «carrus-navalis» que me cuenta que los orígenes del carnaval están en la Grecia Clásica, cuando los que no tenían medios para permitirse navegar en un barco, salían a las calles «embarcados» en carretas bajo apariencia de navío y simulando surcar el mar entre festejos.

Visto así, tendría sentido asociar nuestra época del año destinada al disfraz y el cambio de personaje con esa otra asociada a fantasear con viajes en carretas vestidas de barcos…

Para conciliar las dos historias, hay quienes recurren a la omnipotente iglesia medieval que intentó suprimir el carnaval asociándolo al abandono de la carne (carne-levare”).

Aún queda otro origen posible: la palabra italiana “carnevale”, referida a la época en la que se pueden comer “toda clase de carnes”…

 

Carnaval – Charles Verschuuren

 

 

Robert Dighton, Return from a Masquerade- A Morning Scene, 1784

 

Sea cual sea su procedencia, el carnaval sigue estando vigente y yo soy de ésas que disfruto tanto o más el previo -ideando cuál será el disfraz de cada año, buscando cómo confeccionarlo intentando reutilizar la mayor cantidad de elementos a mi alcance e implicando a los pequeños de la casa en la medida de lo posible- que el día de la fiesta.
Este año contamos en casa con una ayuda extra: THE BIG BOOK OF DRESSING UP. Un libro con 40 manualidades para recrear los accesorios de algunos de los personajes que más juego dan: piratas, astronautas, princesas, caballeros, dinosaurios, superhéroes y heroínas y sirenas.
Con proyectos complementarios e instrucciones sencillamente explicadas y  fotografiadas paso a paso, THE BIG BOOK OF DRESSING UP es más que un libro para preparar el carnaval: se trata de una propuesta para pasar horas de entretenimiento familiar construyendo castillos y cohetes con cajas de cartón, sables y catalejos piratas, variados cascos y coronas, walkie-talkies, capas de dinosaurio o de princesa y hasta botas de astronauta…
Proyectos fáciles de realizar que se prestan a la colaboración de los niños y materiales muy accesibles. Resultados con una factura casera que cada uno podrá customizar cuanto quiera y que seguro que dará para muchas sesiones de juego antes, durante y una vez finalizados los distintos accesorios.
Me gusta que piratas, dinosaurios y astronautas sean niños y niñas.