El monasterio interior

 

Estos agitados momentos en los que participamos de acolarados debates acerca de fronteras y de la fórmula que unos y otros consideran más idónea para definir el espacio en el que vivimos, no estaría de más detenerse a reflexionar sobre ese otro espacio real o simbólico que el hombre ha perseguido a lo largo de su existencia y que hace referencia a la búsqueda de un lugar donde encontrarse a uno mismoUn lugar que favorezca una práctica capaz de dotar de cierto orden nuestros pensamientos y sentimientos en pos del perfeccionamento de uno mismo.

 

Elegimos ambientes con una iluminación suave y cálida, bandas sonoras relajantes (desde chill out a cantos gregorianos o sonidos de la naturaleza) y hay hasta quien prefiere potenciar los sentidos inhalando incienso u otros aromas a la hora de meditar, rezar o hacer yoga…

 

A lo largo del tiempo, distintas corrientes se han planteado si ese recogimiento personal era más factible aislándose del mundo o viviendo en comunidad, si es necesaria una correspondencia entre el paisaje arquitectónico y la interioridad, si se necesita un refugio para facilitar esa profunda transformación interior

 

En 2015, Victoria Cirlot, Anna Castellano y Blanca Garí, decidieron abordar este tema dentro de las  Jornadas de Estudios sobre Espiritualidad y Monaquismo en la Edad Media, CURA SUI celebradas en el Real Monasterio de Santa María de Pedralbes. Para ello, eligieron el sugerente título de «El monasterio interior«.

 

El planteamiento fue tratarlo desde una perspectiva polisémica, abierta a las distintas connotaciones a las que se presta el tema. El resultado, cuatro ponencias cada una de las cuales ofrecía una aproximación completamente diferente.

 

~ Caroline Bruzelius propuso un ensayo con una visión más arquitectónica que estudia la construcción de un convento de clausura a través del caso práctico de Santa Clara de Nápoles.

 

Convento de Santa Clara de Nápoles

 

~ Marco Rainini optó por el enfoque más simbólico de la vida espiritual a través de la representación de los diagramas de los vicios y virtudes del siglo XII que pretendían materializar lo invisible.

 

 

 

~ María Tausiet nos sumerge en una  interesante introducción al hermético mundo de la alquimia a través de la excepcionalmente documentada condena de un monje alquimista.

 

Roger Bacon, prototipo de monje alquimista

 

~ Y, por último, Victoria Cirlot, nos acerca al presente recopilando interpretaciones más filosóficas que van desde la cabaña de Heideger a la tienda mágica de Lars von Trier, entre otras muchas.

 

 

Para los interesados en el tema que no tuvieron la oportunidad de asistir a las jornadas CURA SUI, ahora, Fragmenta Editorial nos lo pone fácil para poder asimilar y reflexionar sobre esa íntima relación entre las personas y los espacios a nuestro propio ritmo gracias a la publicación de «El monasterio interior».
Un libro que recopila los contenidos de aquellas ponencias acompañados por un inspirador texto introductorio de Blanca Garí y por ilustraciones centrales que nos ayudan a visualizar lo explicado en los textos.