El legado de los exploradores

 

El ser humano ha sido nómada durante gran parte de su historia, quizá una semillita de esa etapa queda en nosotros y es la responsable de que a menudo disfrutemos planeando viajes cada vez que logramos juntar unos cuantos días libres. A veces, solo buscamos descansar y desconectar; otras, nos asaltan las ganas de explorar nuevos paisajes y culturas… Quizá aquellos aventureros que se adentraron en recónditos rincones del planeta en pos de estudiar y mostrar al resto del mundo la enorme riqueza y diversidad de especies y culturas que lo pueblan, también nos dejaron su semillita…

Quedan innumerables aventuras en las que embarcarse, puede que alguna incluso nos espere desapercibida a la vuelta de la esquina. Se me ocurre que una de ellas puede ser la de redescubrir el mundo justo antes de la globalización a través de la mirada de 33 hombres y mujeres que decidieron explorar geográficamente rincones del planeta prácticamente desconocidos hasta la fecha. Ésa es la propuesta de The Exploration Treasury. Amazing Journeys around the World.

 

La Royal Geographical Society ha abierto sus archivos y, a través de la profusamente ilustrada edición de lujo de The Exploration Treasury y de los interesantes textos del historiador Beau Riffenburgh, nos sumergimos en los mapas que los expedicionarios fueron modificando sobre el terreno, en sus dibujos y diarios, en las historias de sus vidas, sus personalidades, sus proezas y hasta en sus modales.

 

 

A lo largo del siglo XIX fueron muchos los personajes relevantes que coincidieron en que la clave para liderar la carrera imperialista, residía en conquistar el conocimiento geográfico. Éste sería el punto de partida de las estrategias militares, administrativas, económicas y culturales. En ocasiones, los exploradores proporcionaron no solo los mapas y la información práctica, sino también una justificación intelectual para la expansión. Intrépidos personajes que adentrándose en lo ignoto, ya fuera mediante los riesgos que asumieron  sometidos a las más duras condiciones físicas o gracias a su capacidad para aprender los idiomas de los países más lejanos y emplearlos junto a sus habilidades diplomáticas, jugaron un papel fundamental en la configuración del mundo que hoy conocemos.

 

 

Un libro capaz de impregnarnos del espíritu aventurero de aquella época a través de las los retratos del equipo, de sus miradas, sus ropas y equipación. Los descriptivos dibujos de lo que iban encontrando -desde flora y fauna hasta celabraciones locales, embarcaciones fabricadas por los indígenas o escenas de su travesía-. Fotografías de sus objetos personales y otras que muestran las condiciones de vida durante la expedición -el duro trabajo, los campamentos, cómo interactuaban con la población local, los animales que les acompañaban y los que los biólogos descubrían y recolectaban, su capacidad para adaptarse a las restricciones que el camino les iba imponiendo, las pérdidas, los contratiempos para desplazarse pero también los momentos de juego sobre un mar de hielo, los instantes que decidieron detener en el tiempo a través de las primeras fotografías que capturaron con sus cámaras, impresionantes paisajes, extractos de las palabras con que describieron lo vivido en cada jornada en sus cuadernos de viaje, la emoción al llegar a la meta tras tan ardua travesía, alcanzar la cima más alta del mundo o hallar un yacimiento arqueológico… ¿Imaginan la sensación de toparse por primera vez con los templos egipcios?…

 

Un viaje único en el que acceder a las primeras imágenes que los occidentales apreciaron de Arabia del Norte, China, Nepal o América del Sur y una oportunidad para entender mejor el mundo tras aproximarnos a los territorios vírgenes y las culturas que los habitaban antes de interrelacionarse con el mundo occidental.

 

Los interesantes textos divididos en capítulos cortos dedicados a cada uno de los exploradores y precedidos por una acertada introducción a cada personaje harán que los más aventureros encuentren en The Exploration Treasury la inspiración para embarcarse en nuevos viajes. Para los que prefieran descansar, este precioso libro profuso en imágenes y documentos originales, les invitará a soñar y a recrear aventuras desde su rincón favorito del sofá.

La cuidada presentación del libro en una caja de precioso diseño reserva un añadido extra: 40 impresiones de obras de las plumas y las cámaras fotográficas de estos reconocidos exploradores listas para ser enmarcadas. Un regalo fantástico para quienes quieran añadir un toque aventurero a la decoración de su hogar.