La importancia del ritual

Un día, el Principito le preguntó al zorro qué es un rito, éste respondió: «Es lo que hace que un día sea diferente de los otros días… Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones«.

.

Desgraciadamente, leemos estos días -mucho más a menudo de lo que nos gustaría- artículos acerca de la importancia de los rituales ahora imposibles cuando toca asimilar la muerte de un ser querido. Sin embargo, a pesar del aislamiento, no hemos tardado en implementar nuevos rituales como el de salir a aplaudir cada día a la misma hora…

.

Los ritos son un elemento de comunicación que está muy presente en nuestras vidas. Sin ellos, todas las actividades humanas parecerían iguales y monótonas. Actos tan dispares como la celebración de los cumpleaños, las tomas de posesión de los cargos públicos, una boda o la botadura de un barco, generan hábitos compartidos rodeados de formalismos que no solo les dotan de sentido y refuerzan su validez, sino que alimentan nuestra búsqueda de pertenencia y vinculación.

.

Este año no compartimos acaloradas charlas en el bar sobre la mejor canción de Eurovisión o las competiciones en los Juegos Olímpicos. Se cancelaron las fiestas patronales y parece que las Navidades también serán diferentes. Pero no tenemos que renunciar a las ceremonias, a crear nuestras propias tradiciones para celebrar en familia.

.
Libros como HET HELE JAAR FEESTEN, de Lisa Wade y Daan Rot, pueden servir como una magnífica guía a quienes les guste incorporar y llenar de contenido rituales ligados al paso de las estaciones y las festividades tradicionales europeas.
.
.
.
.
Un libro muy cercano a la pedagogía Waldorf que está dividido en dos tomos: uno dedicado a «fiestas primaverales y estivales para celebrar en casa» -como dicta el propio subtítulo del libro y otro a las fiestas celebradas en otoño e invierno.
.
El tomo dedicado al otoño y el invierno comienza con esas procesiones de farolillos que iluminan la oscura noche de San Martín y nos recuerdan buscar nuestra luz interior en la época más oscura del año, con sopas de calabaza e instrucciones para evocar la capa que compartió el soldado romano. Sinterklaas, el adviento, Santa Lucía o Navidad son otras de las celebraciones asociadas a inolvidables rituales en este método pedagógico.
.
El tomo de la primavera y el verano, comienza con la celebración de la Candelaria -Maria Lichtmis-. Esta fecha marca el momento en que dejamos atrás la oscuridad del invierno y encendemos velas y hogueras para hacer esa luz más presente. En la tradición cristiana se conmemora la presentación de Jesús en el templo.
.
Es momento de limpiar la casa, preparar el jardín… Hay recetas de distintas partes del mundo acompañadas de consejos para disfrutar de su preparación o decorarlas en familia, cuentos y canciones ligados a este día…
.
.

.
.
El toque personal lo ponen las fotografías con un ambiente de andar por casa y la narración de un recuerdo de la autora relacionado con una vivencia en ese día. Estos textos nos permiten un tipo de lectura mucho más intimista que se complementa con las actividades a la vez que nos ayuda a profundizar en el significado de esa fiesta y a conectarla con nuestros propios recuerdos.
.
Al carnaval le siguen el domingo de Ramos y la Pascua. Y en ésas nos hallamos ahora intentando hacer bollos con forma de gallina y pintar huevos para recordar en qué época del año estamos, resistiéndonos a que la cuarentena nos imponga su monotonía.
.
 Un libro muy especial que ciertamente espero que nos acompañe a lo largo del año y de los años generando inolvidables momentos en familia.
.
.