Libros para un invierno slow

 

En el ajetreo de la vida diaria raramente dedicamos tiempo a reflexionar y detenernos a intentar conocernos mejor pero, aprovechando que el clima invernal de estos meses favorece un mayor recogimiento, os proponemos la lectura de tres libros que sin duda nos harán romper con esa inercia y motivarán el prestar más atención a nuestro interior.

Parece difícil encontrar historias que sean comprensibles y enriquezcan a pequeños y adultos simultáneamente, pero nuestras dos primeras propuestas cumplen estas funciones con creces acercándonos a la filosofía oriental de manera didáctica y accesible.

El tercero, más infantil, nos pone en contacto con el ritmo invernal de una naturaleza tan bella como cruda y sin edulcorar.

 

La escuela de Haru – Flavia Company y Luciano Lozano

«Cambiar de errores es aprender»

Flavia Company ha escrito una delicada historia llena de enseñanzas orientales que nos harán reflexionar sobre acciones que inconscientemente dicen mucho sobre nosotros.

 

 

Un dojo –escuela de alto nivel en la que el perfeccionamiento interior cobra tanto valor como los contenidos teóricos- y una observadora maestra, Haru, servirán de escenario para plantearnos cuestiones en las que nos reconoceremos acerca de la humildad y el afán de mejora, el respeto a la naturaleza, el culto a la imagen, la paciencia, la competitividad, el trabajo colaborativo, aprender a olvidarse de sí mismos y superar viejos hábitos…

Haru selecciona una determinada lección aplicada a la diferente personalidad de cada uno de sus pupilos. Podemos leer la historia tantas veces como queramos para ir asimilando lo que la maestra intenta transmitir a sus alumnos o podemos ir más allá y poner en práctica sus sutiles a la par que gráficos métodos de enseñanza: la papiroflexia, taichi, meditación ante una vela, caligrafía, salidas al bosque en silencio…

 

 

Las ilustraciones de Luciano Lozano son el complemento ideal para adentrarnos en los paisajes, escenas y ambientes orientales.

No es la primera vez que el ilustrador se sumerge en un proyecto de estética japonesa. La primera vez lo hizo por iniciativa propia tras un inspirador viaje a Japón, ahora vuelve a recrear estampas japonesas, grullas, ramas de almendro, biombos y faroles, estanques con peces koi y trazos fácilmente identificables con el país nipón.
Ilustraciones cargadas de detalles se alternan con otras más sobrias y minimalistas.

Concluye la interesante guía de lectura del final que es ésta una historia de aprendizaje y amor a los educadores. Añadiría yo, que nada como leer este libro sin edad para darnos cuenta de nunca dejamos de seguir aprendiendo.

———-

 

Tao. Fragmentos del viejo camino chino del maestro Laozi – Manel Ollé y Neus Caamaño

«Con un paso

ya has empezado el largo viaje.

Con un gesto fácil

ya has empezado lo que es difícil.

El sabio dice que todo es tan complicado

que precisamente por eso no cuesta nada hacerlo.»

Cuenta la leyenda, que el anciano Laozi escribió el Libro del Tao en una sola noche. Dicen que fue la condición que le puso el vigilante de la frontera cuando el sabio se disponía a salir de su China natal huyendo de las guerras.

Sus enseñanzas, basadas en saber adaptarse tanto al curso de la naturaleza como a los avatares que el destino nos vaya presentando, en no vivir a contracorriente sino fluir con ella, en encontrar mayor placer en la humildad y las pequeñas cosas que en las promesas de poder…; se han convertido en una influyente forma de pensamiento en la cultura oriental.

Con este libro, Pequeño Fragmenta nos ofrece una magnífica oportunidad de entrar en contacto con la esencia del Taoísmo y reflexionar a partir de 15 accesibles  premisas.

Neus Caamaño ha recurrido a la premisa del menos es más a la hora de poner imágenes a las concisas enseñanzas de Tao: dibujos esquemáticos con frecuencia ligados a elementos de la naturaleza como el agua, figuras que se repiten a lo largo de las distintas páginas y una gama de colores restringidos al rojo, azul, blanco, negro y gris, constituyen el perfecto contrapunto visual para detenerse a asimilar cada uno de los conceptos que Tao nos transmite.

La guía de lectura final, además de proporcionar una valiosa contextualización de las enseñanzas escogidas por el autor de Tao, Manel Ollé, sugiere actividades con las que ayudarnos a reflexionar sobre la presencia de determinadas situaciones relacionadas con estos fragmentos en nuestra vida cotidiana.

 

———-

El camino a casa – Kattie Cotton y Sarah Jacoby

 

«Es un camino duro, un largo camino,

pero no estamos perdidos.

Pues tú estás conmigo y yo estoy contigo…»

 

Esta vez sí, un libro para que los pequeños de la casa comprendan mejor los ciclos de la naturaleza y la dureza del invierno a través de distintas especies animales: los pájaros recorren largas distancias en pos de un clima más cálido, ratones y conejos buscan cobijo en sus madrigueras y a los depredadores les cuesta más trabajo encontrar sus presas…

Es el camino de la supervivencia y la solidaridad entre padres e hijos que todos comparten año tras año.

   

 

El tono poético caracteriza tanto los breves textos de Katie Cotton como las clásicas acuarelas con retoque digital a doble página de Sarah Jacoby.

Una historia realista que combina a la perfección crudeza y ternura y unos dibujos que convierten al lector en espectador de la naturaleza con la distancia adecuada para no entorpecer el trascurso de la vida de estas criaturas anónimas y observarlas a escala en su impresionante entorno.

 

CHIRRI & CHIRRA. The snowy day. Kaya Doi

 

 

La autora e ilustradora japonesa Kaya Doi ha ideado una colección en la que invita a los niños a compartir una excursión en bicicleta con las encantadoras Chirri y Chirra. Una aventura a medio camino entre el disfrute en la naturaleza rodeadas de animales y la fantasía.

En este tercer libro editedo por Enchanted Lion Books, ha imaginado a las protagonistas en un maravilloso universo invernal: en mitad del precioso paisaje nevado, Chirri y Chirra descubren un palacio de hielo habitado en armonía por distintas especies animales. Allí pueden entrar en calor tomando una bebida caliente, disfrutar de una enorme sala de juegos cargada de imaginativos detalles a los que prestar atención, bañarse en aguas termales aromatizadas con flores, salir a pasear con sus farolillos o ser las huéspedes en el iglú de una familia de osos y contemplar junto a ellos las estrellas antes de quedarse dormidas.

 

 

Ilustraciones que destilan un aire naif y vintage para un precioso cuento destinado a inspirar felices, refrescantes y aventureros sueños o viajes. En manos del lector queda recrearlos en la realidad o dejarlos en la fantasía.