NUTROTERAPIA: La alimentación como medicina

 

¿Cuántas veces hemos escuchado eso de «somos lo que comemos«? y ¿cuántas de esas veces nos hemos detenido a pensar en lo que implica esa frase?… Parece que cada vez más: cada vez son más las personas que toman consciencia de que una parte de su salud y su calidad de vida reside en su alimentación. ¿Sabían que el setenta por ciento del sistema inmunitario reside en el aparato gastrointestinal?

Hasta hace poco tiempo, la mayoría de personas que seguían una dieta lo hacían prestando atención a las calorías que aportaba cada alimento, pocos contábamos con la información necesaria acerca de cómo cada uno de esos elementos afectaban a nuestras células. Sin embargo, cada vez resulta más frecuente encontrar a gente que ha decidido suprimir el gluten, la lactosa o cualquier otro producto a causa de sus sensibilidades alimentarias.

Lo ideal sería contar con un buen doctor que supiese orientarnos al respecto pero, teniendo en cuenta que somos nosotros los mayores interesados en cuidar de nuestro propio cuerpo, resulta muy interesante empezar a tomar cartas en el asunto y formarnos acerca de las propiedades beneficiosas o perjudiciales de lo que ingerimos.

 

Regenera tu sistema inmunitario. Dra. Susan Blum

 

 

Las enfermedades autoinmunes se encuentran entre las enfermedades crónicas más habituales en el mundo occidental. Abarcan un variado abanico de posibilidades desde la artristis reumatoide, a problemas de tiroides, psoriasis, lupus, esclerosis, colitis ulcerosa o vitíligo, entre otros.

¿Alguna vez, tras el diagnóstico de una enfermedad han sentido que al salir de la consulta del médico contaban con poco más que el nombre de lo que les ocurría y no eran capaces de explicar, ya no el origen sino ni siquiera en qué consistía lo que les ocurría?

En Regenera tu sistema inmunitario, la doctora Susan Blum no solo explica de manera fácilmente comprensible el comportamiento de nuestro organismo ante este tipo de enfermedades, su visión de la medicina desde un punto de vista funcional en el que todos los órganos están interconectados, ayuda a reconocer como parte de un mismo origen síntomas que en principio podría parecer que nada tienen que ver entre sí.

Intercalando su experiencia personal como doctora que también padece una de estas dolencias junto a casos prácticos de sus pacientes, la autora comparte las pautas con las que mejorar basándose en la alimentación y en la reducción del estrés.

Para lograrlo, divide el proceso en 4 fases y ofrece un específico cuaderno de trabajo con el que ayuda al lector a primero identificar sus sensibilidades alimentarias y su estado de estrés para después pasar a la acción con modificaciones muy concretas en sus hábitos de vida. Tan concretas como que el libro incluye numerosas recetas de cocina o recomendaciones para combatir el estrés.

 

 

Lejos de enfrentarse a la medicina convencional, que es la base de su formación como doctora, Blum sugiere con qué análisis podemos hacer un seguimiento de la evolución de la enfermedad de la mano de nuestro doctor.

Si son de los que preguntan qué pueden hacer por su cuenta para mejorar más allá de tomar la medicación recetada -la pregunta no es baladí cuando nos enfrentamos a una enfermedad crónica-, se trata de un libro altamente recomendable para regenerar su sistema inmunitario ya sea de manera preventiva o curativa.

 

La biblia de las plantas medicinales. Helen Farmer-Knowles

 

Son muchas las propiedades de los alimentos que conocemos gracias al acervo popular: sabemos de las bondades astringentes del plátano, el arroz o la patata, recurrimos a los cítricos para paliar los síntomas de un resfriado o tomamos valeriana para intentar combatir el insomnio, pero son tantos los vegetales a nuestro alcance cuyas propiedades curativas desconocemos que, si contamos con La biblia de las plantas medicinales como ejemplar de referencia para tener a mano, seguro que lo consultaremos en numerosas ocasiones.

Leyéndola he aprendido por qué al aguacate le llaman «superalimento» y es que consumirlo favorece el colesterol «bueno», es cardiosaludable, anticarcinógeno, combate la osteoartritis y el envejecimiento cutáneo… Pero también se han dado caso de envenamiento de algunos animales al comerlo.

También he comprendido el por qué del conocido dicho inglés «an apple a day keeps the doctor away» (una manzana al día mantiene alejado al médico): se trata de una fruta curativa, depurativa y desintoxicante. Pero mejor comerla madura para evitar dolores de estómago.

El aloe vera, el ajo, la ortiga, el arroz, el jengibre, el tomillo, el abedul, las fresas … y así hasta más de 100 plantas con capacidad de sanar problemas físicos y emocionales.

 

 

Una visual y accesible guía en el que las distintas especies aparecen clasificadas según se trate de hierbas con propiedades medicinales, hortalizas y verduras comestibles, esencias florales para aliviar desde la depresión a la ansiedad o el sentimiento de aflicción y pérdida, árboles…

Helen Farmer Bowles dedica una o dos dobles páginas a explicar la historia, propiedades terapéuticas, forma de aplicación, curiosidades y precauciones de cada variedad junto a una imagen de la misma que nos facilite su reconocimiento.

Dos interesantes libros editados por Gaia Ediciones que, usados como guía, pueden convertirse en las herramientas para que mejorar nuestra salud a través de la alimentación sea posible.