Pat Albeck. «Las pequeñas decoraciones de la vida»

Mucho se ha hablado del ritual inglés del té de las cinco. A él se reservaban las más delicadas piezas de porcelana de la casa y era por eso que era la propia señora la que se encargaba la tarea de secarlas -en lugar de que lo hiciera el servicio-. No se usaba cualquier trapo para ello, a partir del siglo XVIII, unas absorbentes toallas de lino de cuidados diseños se dedicaron, no solo a secarlas, sino también a envolver la tetera para evitar las posibles gotas al servir el té o a cubrir las recién horneadas pastas que acompañarían a éste.

Llegaron a cobrar tanto protagonismo, que se convirtieron en una prenda ideal para exhibir las habilidades bordadoras de la anfitriona. Se diseñaban a juego con el resto de la ropa de mesa y se heredaban de generación en generación.

Con la llegada de la Revolución Industrial, las tea towels se convirtieron en un artículo de consumo producido en masa pero eso no hizo que se descuidase su estética: estos paños de cocina suponían una forma de embellecer la vida diaria y fueron muchos los artistas que pusieron su talento al servicio de estos lienzos que permitían democratizar el arte.

Las tea towels han sido el souvenir insignia del National Trust -la organización benéfica que trabaja «para preservar y proteger lugares y espacios históricos, para siempre, para todos»- y, entre todos los artistas que supeditaron sus diseños a estas prendas, Pat Albeck merece el puesto más destacado.

Hija de emigrantes judíos procedentes de la Polonia rusa, estudió arte textil en el Royal College of Art. Allí conoció a su marido, el pintor Peter Rice, y, viviendo en una comunidad de artistas, le surgió la oportunidad de compaginar el diseño de moda y mobiliario con una colaboración con el National Trust que se alargó durante cinco décadas.

Pat Albeck se implicó tanto en estos encargos a los que ella misma denominaba «las pequeñas decoraciones de la vida», que no dudó en desplazarse a cada uno de la localizaciones para que su diseño fuese capaz de transmitir la esencia del lugar a los visitantes que adquiriesen el souvenir.

Más de trescientos paños de cocina después, el National Trust, le rinde homenaje recopilando casi un centenar de sus variados y descriptivos diseños en PAT ALBECK. QUEEN OF THE TEA TOWEL. Un volumen magníficamente editado que, sin restar un ápice de protagonismo a la obra gráfica de Albeck, junto a los textos a pie de página, es capaz de trasladarnos a emblemáticos paisajes ingleses, a sus castillos, sus jardines, sus tradiciones, las despensas con estantes abigarrados de sartenes, cazos y embutidos, sus recetas de cocina…

La prolífica obra de esta incansable artista nos ofrece un recorrido desde la estética rural típica de las casa de campo inglesas hasta la que transmite la esencia de Downtown Abbey pasando por el movimiento Arts and Crafts o el gusto más pop y colorista. Cada una de sus composiciones está llena de encanto por una razón diferente.

Independientemente del estilo escogido para cada ocasión, todos reúnen su habilidad para componer imágenes potentes con muy buen gusto y un alto grado de detalle e información.

El subtítulo de este libro -que hará las delicias de los amantes del diseño y de la cultura inglesa-, no le queda grande: Pat Albeck es «la reina de las tea towel«.