ACABAR EL DÍA CON UN CUENTO

Propongo acabar los días con un cuento. Cuentos que nos ayuden a evadirnos por un momento de ese bombardeo continuo de (malas) noticias que estos días parece perseguirnos de manera incansable. Cuentos que nos permitan compartir un momento de calma, de risas o de fantasía a todos los miembros de la familia sin importar nuestra edad y que, quizá, nos ayuden a dormir mejor con su bella imaginería.

 

CERDITO, ¿A DÓNDE VAS? / Juan Arjona + Ximo Abadía

 

 

A veces, entre la verdad y la mentira hay tan solo un Cerdito al que le encantan los estofados de bellota…

A veces, entre un buen y un mal cuento hay «tan solo» un tándem de creadores que hacen que surja la chispa. Esa chispa que nos engancha desde la primera página y consigue mantenernos expectantes hasta que descubrimos el divertido desenlace.

Juan Arjona ha ideado una historia cargada de ritmo en la que un cerdito atraviesa distintos escenarios contando heroicas historias de lo que realizó la noche anterior, tantos escenarios y tantas heroicas historias que el lector empieza a sospechar si realmente las llevó a cabo. Tendremos que esperar hasta el desplegable final para descubrir -y debatir- lo delgada que en ocasiones puede llegar a ser la línea entre la verdad y la mentira.

Las versátiles ilustraciones de Ximo Abadía saben cómo transportarnos de un ambiente a otro coloreando la alucinante aventura de este cerdito.

 

La editorial A buen paso publica este cuento con sabor a clásico –siempre que lo de clásico no equivalga a predecible-.

 

 

CARACOL / Pablo Albo + Pablo Auladell

No es el primer libro de Albo y Auladell que cae en mis manos, de hecho Diógenes me gustó tanto que decidí no perderles la pista.

Caracol está dispuesto a romper con ese tópico de la lentitud que arrastran -nunca mejor dicho- todos los de su especie y planea hacer un viaje. Un viaje que, si bien no supone una gran distancia a nuestra escala, a casi todos los de su especie les tomaría una vida llevar a cabo, pero no hay nada como creer en uno mismo sino para demostrar que eres el más rápido, seguro que sí para demostrar que todo es relativo.

 

     

 

Caracol ha tenido la suerte de que Pablo Albo cuente su historia impregnándola de sentido del humor y de ternura, de que Pablo Auladell la haya ilustrado convirtiendo cada una de las escenas en una obra de arte llena de expresividad y belleza y de que A buen paso la haya publicado concediendo la importancia que texto e imágenes merecen.

 

SILVIA & SIEF / Gemma Koomen

«En el borde del bosque hay un gran árbol. Si lo observas detenidamente, puedes ver hombres, mujeres, niños y niñas diminutos entre sus ramas…».

Se trata de los amigos del árbol y juntos cuidan de él y se divierten jugando. Todos menos Sylvia, que pasa su tiempo sola recolectando hojas, frutos y ramas bonitas con las que luego hace manualidades en su agujero-guarida secreta del árbol.

Un día de primavera, al volver de su paseo, encuentra un pequeño pajarillo en su refugio y, aunque al principio le molesta la idea, acaban haciéndose muy amigos y este encuentro le sirve de revulsivo a Sylvia para acabar relacionándose y divirtiéndose con los demás niños del árbol.

 

 

Además de ser un libro precioso que invita a detenerse en los detalles de cada ilustración:

  • refleja el amor por la naturaleza y cómo hay que cuidarla además de disfrutarla,
  • reta a la creatividad invitando a que, al igual que Sylvia, creemos juegos a partir de piñas, bellotas, ramas y hojas encontradas en la naturaleza,
  • la historia nos facilita tratar el tema de cómo merece la pena vencer la timidez y relacionarnos con otros niños.

 

 

EL FANTÁSTICO VIAJE DE FRANKLIN Y LUNA EN EL LIBRO DE LOS CUENTOS / Jen Campbell + Katie Harnett

 

En esta nueva aventura, es el cumpleaños de Franklin y no hay mejor sitio para celebrarlo un cumpleaños de un amante de los libros que una librería. si encima hay un libro mágico la diversión está asegurada.

 

 

Franklin y Luna se meten en él y se encuentran con los personajes de los cuentos clásicos y hasta una tienda de zapatos de cristal y un lobo que se ha vuelto vegetariano. A la vuelta, los personajes le piden salir a ver el mundo real y todos juntos celebran una fiesta junto a Franklin. Será esto ser felices y comer perdices?