Fantasía

Tener un amigo imaginario, construirse un refugio propio, hacerse invisible o disfrazarse e impersonar vidas ajenas son algunas de las fantasías atemporales que probablemente acompañaron en la infancia a quienes ahora leen estas líneas y que siguen siendo compartidas por los niños.

La selección de libros ilustrados que hoy recomendamos, prometen dar alas a los momentos de juego.

THE HIDEOUT / Susanna Mattiangeli + Felicita Sala

Susanna Mattiangeli ha creado un personaje capaz de contagiarnos el amor por la naturaleza y hacernos conscientes del poder de la creatividad en unas poquitas páginas bella y copiosamente ilustradas por Felicita Salas.

Hannah es una aventurera independiente a la que le encanta encontrar pequeños «tesoros» en el parque acompañada de un gran amigo peludo que nunca le responde (permítanme elucubrar que se trata de un ser imaginario). A lo lejos, escucha una voz que le llama pero, hay tanto por descubrir ante sus ojos…

Un giro narrativo nos descubre que Hannah no ha salido de casa; como si de la propia Felicita Sala se tratara, Hannah ha disfrutado de todas estas peripecias sentada en su escritorio frente a un papel y miles de lápices con los que colorear mil aventuras.

 TONINO EL INVISIBLE / Gianni Rodari + Alessandro Sanna

 Empezaremos con el maestro gran defensor de la utilidad de la imaginación y su inclusión en la educación: Gianni Rodari -no en vano es el autor de la Gramática de la Fantasía- ; y con un clásico del que no creo que nadie haya escapado: ése es el de haber fantaseado con convertirse en invisible. Tonino lo hizo realidad -para su sorpresa- el día que el profesor estaba a punto de preguntarle la lección.

¿Os imagináis qué haríais si de repente descubriéseis que los demás no pueden veros ni oiros? Seguro que se os ocurren un montón de travesuras pero, pasadas las bromas, ¿qué hace alguien invisible?

La expresividad y vivacidad de las ilustraciones del veronés Alessandro Sanna junto a las peculiares caracterizaciones de sus personajes, contribuyen a disparar la imaginación del lector.




Con esta historia, Rodari consigue hacernos apreciar incluso los momentos en que nos preguntan la lección y, gracias a un acertado giro final, nos permite reflexionar sobre aquellos que nos rodean y son «invisibles» sin desearlo.

 
 LA LIBRERÍA VOLADORA DE FRANKLIN. Jen Campbell / Katie Harnett

Érase una vez un dragón al que le encantaba leer libros. Franklin soñaba con compartir su afición contando historias a la gente pero todos huían ante su presencia. Todos menos Luna, otra enamorada de la lectura que, acostumbrada a encontrar seres fantásticos entre las páginas de sus libros, lejos de asustarse, se convierte en su cómplice para hacer su deseo realidad…

La galardonada poeta británica Jen Campbell sabe de lo que habla en este cuento infantil editado por Blume que promueve el amor por los libros. Da igual que traten del Rey Arturo, de los osos hormigueros, del ballet, de cómo preparar pasteles o de la conquista del espacio… La propia autora ejerció diez años de su vida como librera y en la actualidad continua recomendando lecturas en su canal de youtube.

Las coloridas ilustraciones de Katie Harnett se convierten en el complemento ideal para introducirnos en ese mundo que combina escenas cotidianas de una calle de la aldea vecina a la cueva de Franklin con un universo mágico en el que cabe un dragón amigo de ratones, luciérnagas y de los personajes de sus libros.

EVERYTHING YOU NEED FOR A TREEHOUSE. Carter Higgins / Emily Hughes

… Y si de avivar la imaginación se trata, las paradisíacas ilustraciones de todo tipo de originales casas construidas sobre árboles recreadas por Emily Hughes en Everything you need for a Treehouse, inevitablemente nos hacen soñar con un mundo de juegos en el que niños de todas las razas leen, se bañan, juegan, construyen, cultivan plantas, se columpian, lideran batallas y aventuras, miran las estrellas, hacen sombras chinescas y se relajan en armonía.

La ilustradora británico-hawaiana ha vuelto a involucrarse en un relato en el que la exuberante naturaleza vuelve a ser protagonista.

Los rítmicos textos de Carter Higgins nos remiten a una celebración de la aventura, del deseo de independencia frente a los adultos y de la alegría de la vida en comunidad, que conectará con todos aquellos que hayan fantaseado con un refugio propio donde escapar del mundanal ruido.

Aviso importante: las maravillosas ilustraciones de este libro poseen la capacidad de trasladar al lector a ese mundo utópico independientemente de su edad.

DRESS UP AND LET´S HAVE A PARTY. Remy Charlip

Dress up and let’s have a party supone un canto a la creatividad a través de la reinterpretación de los objetos cotidianos. Todo empieza cuando John comienza a disfrazarse con las cacerolas que encuentra en la cocina mientras su madre hornea un pastel. Se lo pasa tan bien, que decide invitar a sus amigos a una fiesta de disfraces.

Enchanted Lion Books reedita el primer libro que el bailarín Remy Charlip publicó como autor e ilustrador. Era 1956 y su obra no escondía su pasión por el espacio escénico, el juego y la teatralización.

John, el protagonista de la historia, aguarda dispuesto a que la entrada de cada nuevo personaje le sorprenda con el disfraz ideado a partir de la nueva identidad conferida a un objeto familiar.

Ilustraciones retro, simplicidad, breves textos y grandes espacios en blanco que favorecen que concentremos nuestra atención en el disfraz ideado por cada participante, son los ingredientes idóneos para crear el ritmo en este breve relato.

Charlip continuó publicando libros infantiles que, a menudo, estaban conectados como una extensión de su trabajo coreográfico.