Destination Sweetheart

A menudo nos mostramos más empáticos con las historias menos convencionales de los protagonistas de una película que con las que les ocurren a «la vecina del quinto».

.

Las películas nos muestran el contexto que lleva a los personajes a actuar de una manera determinada, sus sentimientos, sus dificultades… De «la vecina del quinto», solo conocemos el gran titular…
.
La exposición «Destination sweetheart» en el Red Star Line Museum muestra ese tópico de que la realidad supera a la ficción: cargada de las historias personales de migrantes por amor, pasearse por sus pasillos contemplando los objetos personales y escuchando las experiencias de aquellos que dejaron toda una vida atrás (su familia, su país, su idioma, su trabajo y amigos…) para empezar desde cero en un país cuya única ancla era la persona de la que se enamoraron, emociona hasta las lágrimas y es un ejercicio absolutamente recomendable para ponerse en la piel del otro en tiempos en los que casi todos conocemos a algún «vecino del quinto» procedente de otra tierra.
.
.
.
.
Desde los matrimonios concertados a distancia de principios del siglo pasado o entre familias judías ortodoxas hasta las parejas que ven sometidas sus intimidades a un juicio que declarará si su relación es o no verdadera, pasando por los que se conocieron haciendo turismo o a través de Tinder…
.
No en vano, las migraciones por amor y la reunificación familiar son las causas mayoritarias de inmigración en Bélgica durante la última mitad de siglo.
.
Una exposición muy íntima y emocionante llena de amores de película con obstáculos a la altura.
.
.
.
.
.
.
En la imagen, la instalación “Tussen Ons” (“Between Us”) de la pareja de artistas Kim Snauwaert y Anyuta Wiazemsky cuestionando la exposición a la que se vio sometida su propia intimidad para poder demostrar que el suyo no era un matrimonio de conveniencia.
.
.
.
Find in our Instagram the English version