La vida es puro teatro

LA VIDA ES SUEÑO / Calderón de la Barca + Gabriel Grün

 

 

En estos tiempos de prisas en los que a menudo perseguimos un ritmo de vida más pausado, pocas recetas como encontrar el momento para saborear textos en verso y detenerse en las brillantes paradojas de este clásico entre los clásicos de nuestra literatura sigue siendo una garantía de deleite para los sentidos.

 

 

Leo aquello de «… Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.


¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.»

… Leo esos versos y puedo escuchar la voz de mis abuelos recitándolos de memoria. Los aprendieron en tiempos en que, a falta de televisor, en ocasiones, declamaban versos.

Calderón los escribió en 1638 y casi cuatro siglos después el injusto destino de Segismundo, la filosofía acerca de la libertad y el libre albedrío que encierra este drama y el dominio del lenguaje de su autor, siguen conmoviéndonos tanto como los delirantes 26 óleos con los que el argentino afincado en España Gabriel Grün ha ilustrado esta cuidada edición de Libros del Zorro Rojo.